Saturday, January 15, 2011

Viva. 24 de Ene de 2010

Y me volví a sentir viva. Porque no hay sensaciones igualables a cuando él te agarra fuerte de la cintura, te susurra al oído, salvo una. La de ir a toda velocidad, el viento te quita el pelo de la cara, el frío llega hasta la última terminación nerviosa de tu piel y sientes que algo grande se hincha en tu interior. Te sientes viva. Chispeante. Tanto que incluso te abruma, y te mareas. Tienes que frenar. Te tranquilizas. Tranquilidad. Y vuelta a la adrenalina de investigar, de: vamos a ver qué hay tras esta esquina. Quizá esté él, ella, alguien que te cambie la vida. Quizás no haya nada.
He perdido, sí, pero al igual que todo lo que sube baja, y que todo lo que entra sale, todo lo que se pierde se gana.

No comments:

Post a Comment