Wednesday, May 25, 2011

tus dedos sean legañas enganchadas a mis vértices.

No miento, te puedo decir - una casa sin ti es una embajada-
Las mañanas ciegas, las manos desnudas, 
Beber de tu ombligo, ser en tus dientes.
Puedo prometerte un lunes
Jurar en vano por ti, 
Por simple apetencia, y en ocasiones
Incluso, por convicción.
-ni tan arrepentida ni encantada,
de haberme conocido lo confieso-
Porque sé que a veces
Invento otras vidas
Junto a otros ojos 
Que no tienen nombre propio,
Y soñar sin acento, aun es más sencillo. 
Creen en el enredo umbilical, 
En la fiebre post-vértigo del sexo húmedo
En el estanque de dudas cabizbajas 
Cuando me sientes tan fuerte.
-y si te vas me voy por los tejados-
Pero aún durmiendo a tu lado..